martes, 1 de octubre de 2013

Ave de Octubre: Aguililla calzada


     Llega el mes de octubre, entran el otoño y las lluvias. Las últimas especies estivales acaban de hacer las maletas para su largo viaje a través del Estrecho de Gibraltar hasta sus cuarteles subsaharianos. Una de ellas, el águila calzada, difícilmente podremos ya observarla hasta que rompa el bosque con sus reclamos y cortejos la próxima primavera. ¿Por qué entonces el águila calzada es el ave del mes de octubre? Permitidme volver atrás en el tiempo unos meses.

     El pasado Jueves Santo aproveché un rato en que la lluvia, que no el viento, amainaba para darme un paseo por los alrededores de Salamanca. La verdad, la tarde no animaba mucho a salir de casa, pero con todo y con ello, saqué el impermeable, los prismáticos y me puse a caminar. Al atardecer, escuché el bullicio propio de los reclamos territoriales del águila calzada. Había pasado muchas veces por ese sitio, ya que había censado las rapaces de la cuadrícula durante dos años y conocía su abundancia, por lo que no le preste más atención que la de ser la primera del año. Sin embargo, de vuelta al coche, mi sorpresa fue que había tres individuos enzarzados entre ellos, por lo que rápidamente saque el telescopio y pasé un buen rato observándolos. Durante los siguientes días, todas las tardes me acerqué por allí un rato y pude contemplar a placer, una vez expulsado el intruso, los vuelos territoriales, reclamos y todo el cortejo de una pareja.


     No volví a acercarme por la zona en un tiempo, hasta que a mediados de mayo fui a comprobar desde un lugar bastante alejado si tanto trajín había dado sus frutos. Cuando ya empezaba a pensar que la pareja había fracasado, el día 4 de junio puede observar una pequeña mancha blanca que se movía dentro del nido…y luego otra. Eran dos pollitos de unos diez días. Como podéis suponer, mi alegría fue enorme, así que una noche, construí un pequeño “hide” para poder observar los animales si causarles molestia alguna. Mi intención era seguir todo el tiempo posible el crecimiento de los pollos.


     Así, discretamente escondido, he pasado tardes y tardes viendo cebas, juegos, primeros saltos e intentos de vuelo, pudiendo comprobar casi a diario el crecimiento de mis amigos y de todo lo que sucedía alrededor: liebres, zorros, cigüeñas y buitres negros además de un sinfín de pajarillos.


     La tarde del 20 de julio entré, un poco antes de lo habitual, en mi escondite. Los pollos batían fuerte las alas y saltaban de rama en rama, pero aún no podían volar. Los últimos días los adultos se limitaban a dejar cualquier presa en el nido dejando que los pollos despedazaran las cebas y comieran solos, mientras se mantenían discretamente en la cercanía. El más pequeño se encontraba aleteando encima de una rama, cuando escuche un chasquido. Miré con mis prismáticos: unos metros más abajo, intentaba aferrarse a otra. Cerca de diez minutos estuvo desplomándose por el árbol sin lograr recuperar el equilibrio, quedando apenas a dos metros del suelo colgado boca abajo como si fuera un murciélago. No pudo aguantar más y acabó dándose de bruces con el prado.



     Observe cinco minutos al pollo y, al faltar poco para atardecer, salí de mi escondite para intentar agarrarlo y subirlo de nuevo. A buen seguro no sobreviviría a la noche de quedar allí, así que tras unas carreras lo atrapé. Intente por dos veces tirarlo lo más alto posible con la esperanza que se agarrara al árbol. El resultado fue siempre el mismo, puesto que estaba agotado y  terminaba midiendo el suelo. Al final, di un salto y lo dejé en una gran rama a unos dos metros tan sólo.

     Al amanecer estaba de nuevo allí, sin que se hubiera movido del lugar donde le solté. Tras un rato marché y volví por la tarde. El pollo no estaba en la rama, no habiendo tampoco rastro de él. Los siguientes días intensifiqué mis visitas, sospechaba que había resistido, pero no tenía la certeza, ya que sólo observaba un pollo que se movía constantemente de árbol en árbol. Pasaron así varios días, tenía casi perdida la esperanza de que hubiera sobrevivido, cuando una tarde de estío los dos pollos revoloteaban y jugaban alegremente. El mes de agosto estaba entrando.

     A la vuelta de las vacaciones volví a visitar la zona. Septiembre estaba avanzado, así que no tenía mucha esperanza de volver a verlos. Me equivoqué, hasta San Mateo prepararon su periplo migrador regalándome sus mejores acrobacias y planeos.



Ya queda menos para la primavera



Texto y fotos: Ángel González Mendoza.

7 comentarios:

  1. Muy buen relato acompañado de magníficas fotos sobre esta pareja de calzadas y de sus pollos. Que el año que vienen vuelvan a criar y que sean de 2 los nuevos juveniles que se marchen hacia África.

    ResponderEliminar
  2. Todo un lujo el poder ser testigo de la evoluciin de una familia de Aguilas Calzadas (ademas de forma activa ayudando...).Felicidades.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace lo que se puede. Muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Precioso. Supongo que dará mucha alegría salvar a un ave en esas circustancias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la entrada, y por la ayuda que repercute en todos. Quién sabe, quizá te las encuentres antes, el mes de Diciembre pasado en una salida con la Fundación Tormes vimos una Calzada sobrevolando la zona de la catedral. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un relato con final feliz espléndidamente ambientado con fotografías de lujo y texto que nos ha mantenido la atención hasta el punto final.
    Enhorabuena por la experiencia vivida y la satisfacción de haber contribuído al desarollo de esta bonita especie que nos visita y acompaña, verano tras verano.
    Un saludo de 'Oholince y Sra.'

    ResponderEliminar