domingo, 1 de septiembre de 2013

Ave de septiembre: Codorniz común

      Este mes que comienza, será uno más de los meses aciagos para el ave que nos ocupa y a la que dedicamos esta sección del ave del mes.

     La codorniz común (Coturnix coturnix) es una especie cinegética y, principalmente por este motivo, está sufriendo un declive poblacional muy severo en los últimos años. En Castilla y León el cupo por cazador es de 30 piezas por jornada de caza, cinco menos que el año anterior y las fechas de la temporada se extienden desde el 15 de agosto al 15 de septiembre. En total son 15 los días hábiles en los que se puede cazar, lo que harían un cupo máximo de 450 codornices por cazador en la media veda. 

Fuente: http://entrecanasyescopetas.blogspot.com.es

     Según los datos aportados por SEO/BirdLife. En el caso de la codorniz, el programa SACRE alerta para el período 1998-2010 de un declive en la zona centro (Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Madrid), de un 53% y de un 38% a nivel nacional. La codorniz presenta un estado de conservación desfavorable, y por tanto el cumplimiento de la Directiva de Aves Silvestres y de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad impide que se pueda autorizar el aprovechamiento cinegético de especies en declive.

     Por ejemplo, una sentencia del Tribunal Superior Justicia de Castilla-La Mancha anuló la orden de vedas publicada el año 2007 en el caso de la codorniz y también en el de la tórtola común (Streptopelia turtur), indicó que la Administración no puede autorizar la caza de estas especies sin haber estudiado previamente el estado de sus poblaciones, y tal y como se ha reflejado anteriormente "los datos indican su mala evolución". Diversos estudios, tal y como confirma la sentencia del TSJ, confirman que la codorniz solapa su período de nidificación y crianza con el período hábil de caza aprobado para la media veda. La sentencia deja claro que las órdenes de veda, tal y como se han venido publicando los últimos años, no son conformes a derecho, ya que sistematizan una medida que el reglamento de caza prevé como especial: “cuando la densidad de sus poblaciones permita su aprovechamiento sostenible” (art. 99.1b). Como indica la sentencia, la orden de vedas del 2007 no justifica de ninguna manera ese aprovechamiento sostenible, como tampoco está justificado en las posteriores, ni en la que se acaba de iniciar.

Foto: Luis Ojembarrena.

     Además, la caza, no solo afecta a especies cinegéticas, la mayor parte de las especies protegidas que entran en los centros de recuperación se dan en verano, coincidiendo con la media veda y el impacto, sobre especies protegidas, de disparos. Según datos facilitados por la Delegación Provincial de Agricultura y Medio Ambiente de Albacete, un 43,4 % de los ingresos en el Centro de Recuperación de Fauna de Albacete de especies no cinegéticas heridas por disparos se produce durante los meses de agosto y septiembre (periodo de media veda), es decir, casi la mitad de la fauna no cinegética abatida por disparos, que también critica que las asociaciones que representan al sector cinegético hacen una "simplificación de relacionar el desarrollo rural con el fomento desproporcionado e insostenible de la caza, como si esta fuera la única posibilidad del medio rural".

     Estos datos son perfectamente extrapolables a nuestra comunidad y aunque aquí no haya sentencias de este tipo, hay datos que confirman que la codorniz está en una situación similar y sus cupos de caza durante los últimos años no han decrecido, cuando si lo ha hecho su población. Los consejos provinciales, así como el consejo regional de caza van prorrogando el recorte en los cupos año tras año.


     Todo esto unido al adelanto de las cosechas que hace que estas especies nidífugas busquen refugio primero en los gavilleros y cuando estos se empacan, en los campos que a su vez sufren un gradeo ilegal recién recogidas las cosechas. En nuestras comarcas además encuentran dificultades añadidas debido a falta de reservorios de fauna de las lindes desaparecidas casi por completo con las concentraciones parcelarias. Tampoco las condiciones de la PAC, que obliga a dejar sin cosechar una parte de cada mil del cereal de secano, se cumplen dejando a las especies esteparias sin refugio ni escapatoria ninguna en sus primeros días de vida.

     Las posibles soluciones afectan directamente a la economía de agricultores y cazadores, por lo tanto son complejas y difíciles de abordar por las administraciones regionales que son las que tienen competencias directas en el asunto.

Foto: Enrique Ruiz.

     La mayoría de los ciudadanos no son cazadores y muchas actividades de alcance económico que se desarrollan en el medio natural se ven obstaculizados, cuando no excluidas, debido a la actividad cinegética, como el senderismo, el cicloturismo, o la observación de aves. De ahí que solicitemos desde esta humilde ventana al mundo, que la coherencia y el sentido común prevalezcan por encima de intereses económicos, sean de la índole que sean, haciendo nuestro medio ambiente más amable y menos peligroso para cualquier tipo de actividad. Los cazadores y las administraciones deberían poner de su parte en la conservación de estas especies.


Texto: Manuel Lorenzo.
Fotos: distintos autores, ver pies de foto.

1 comentario:

  1. Un texto magnificamente redactado y con toda la razon del mundo!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar